Centros de Formación Profesional Homologados
LOS JUEGOS EN EL AULA DE FORMACIÓN PROFESIONAL. 

LOS JUEGOS EN EL AULA DE FORMACIÓN PROFESIONAL. 

El juego es una actividad propia del ser humano, que gusta a mayores y pequeños, entraña divertimento, es motivador y placentero, así como una fuente inagotable de aprendizaje.

Desde hace tiempo, los juegos forman parte indiscutible de las actividades de las aulas en las etapas educativas más tempranas y más recientemente, la conciencia colectiva educativa también promueve las actividades lúdicas con los alumnos más mayores por su multitud de bondades en el proceso educativo. ¡Está claro!, una educación que tenga en cuenta cómo aprenden las personas, pasa por una educación que tenga en cuenta este recurso metodológico. Así como, es evidente que no hay edad para aprender, tampoco para jugar. 

Jugar en el aula es un reto apasionante para el profesorado que quiere dar respuesta a las inquietudes de sus alumnos y hacer del aprendizaje un momento agradable.  No tiene por qué ser complejo, puede bastar con adaptar juegos clásicos y conocidos, como por ejemplo el  tabú  o trivial,  a los contenidos de  la materia que se imparte.

Hoy en día se utiliza el término gamificación para describir este movimiento lúdico en el aula, trasladando el juego a entornos digitales y acomodando su papel a la sociedad tecnológica de hoy en día . Por ello, han proliferado aplicaciones, plataformas web y videojuegos. 

Si eres docente de formación profesional y aún no te has animado a utilizar este recurso metodológico en tu aula, tanto en formato digital o no, a continuación te expongo siete beneficios educativos del juego, que espero te inviten a ser el guía del aprendizaje de tus  alumnos, jugando, independientemente de su edad. Siete beneficios educativos que potencialmente también impactarán en el mundo de la empresa. Los estudiantes de hoy son los profesionales de mañana.

  • Desarrollar o incrementar un buen clima entre el grupo de alumnos y también con el profesorado. 

Hará tomar conciencia de la importancia de ser partícipe de un buen clima laboral.

  • Involucrar al alumno en su aprendizaje facilita el aprendizaje activo en las aulas, y la futura participación positiva profesional. 
  • Experimentar. Permite prever errores y poner en práctica la teoría.
  • Desarrollar la creatividad.  Fuente de resolución de conflictos, de toma de decisiones y creación de ideas-proyectos. 
  • Jugamos a veces en equipo y así nos preparamos para trabajar de esa manera.
  • Aceptar las reglas del juego entendiendo la importancia de las normas sociales y los diferentes roles como seres sociales que somos. 
  • Aprender de forma divertida y motivadora. El aprendizaje no tiene por qué ser tedioso. El trabajo tampoco, si ejerces la profesión con vocación.

Ana María Fernández Varela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.